Ana Mendoza: Una estela de color  imborrable

Con profunda  tristeza  el mundo de la cultura despide a la gran artista trujillana del arte corporal, Ana Mendoza.  Pintora, poeta, diseñadora, creadora incansable, mujer de gran talento cuya obra permanecerá en el tiempo recordándonos su amor por el color y por la vida.

Ana Mendoza falleció el martes 4 de diciembre tras una lucha ardua con una enfermedad que consumió de a poco su salud, pero no amilanó sus  ánimos de llenar de luz y de color todo su entorno, dando ejemplo de fortaleza, batalló hasta el final recordándonos, en sus propias palabras que “a veces el futuro es solo una noche”.

Anita, como cariñosamente le decíamos, integró la planta profesional del Instituto de la Cultura y de las Artes del Estado Trujillo (Incaet), iluminando con su paleta espacios físicos y espirituales, supo defender su arte  y hacernos amar su trabajo, su gran pasión.

De una versatilidad increíble, creaba obras de la nada, haciendo  que sus “Taritas azules”, su sello personal, volarán libres por toda la geografía  trujillana y fuera de ella, convirtiendo su arte en  “poesía que se mira”, como gustaba decirle.

Ana dominó con Maestría diversos lenguajes del arte, razón por la cual el Premio Regional de Periodismo, en la categoría “Imagen Gráfica” lleva su nombre.

Ejerció con total entrega su rol de artista, siendo además una destacada tallerista y formadora de nuevos talentos, grandes y chicos fueron sus lienzos, a quienes inculcó el amor por el arte y el derecho a poder  expresarse a través de él.

Ana nos demostró la importancia de perseguir los sueños y defender  cuanto se considera valioso y aunque hoy ya no está físicamente su legado perdurará entre quienes tuvimos el privilegio de conocerla como ser humano y como la gran artista que  es y será siempre.

 

Prensa Gobierno Bolivariano/Incaet. Griselda Castellanos
Loading Facebook Comments ...